Thursday, 23 March 2017

Artista de Mes - Rosalinda Böhm Knüpfer

Rosalinda Böhm Knüpfer

Nací en el pequeño municipio de la Guajira, el 17 de junio de 1952 hija de Josehp Böhm y Lore Knüpfer, emigrantes alemanes llegados a Colombia en 1950.

Como artista empírica, he pintado impulsada por mis emociones, que me llevan a crear poemas y oraciones, que muchas veces, fluyen en medio de las noches de insomnio. Estos poemas los plasmo en mis lienzos, tratando de darles color y vida. También trato de dar a conocer ciertas circunstancias que suceden en el país; hechos que nos han estado atormentando durante tantos años.

He escrito mas de cinco cuentos, mas de 100 poemas, he creado mas de 3.400 trabalenguas de la lengua española, he creado mas de 100 jeroglíficos y un crucigrama nuevo, aunque aún no he editado.

Desde pequeña soñaba con pintar y escribir, pero me dediqué de lleno a mi hogar, olvidando por mucho tiempo mis pasiones. Hasta hace unos doce años que decidí asir los pinceles y la pluma en la soledad de mi hogar, como pintora empírica.

Hasta que tuve la oportunidad de aprender por un tiempo en el estudio del gran maestro Julio Ariza Urbina, un guajiro que estudió en Italia, pintando en ese país por mas de veinte años y en también con la maestra María Victoria Martínez en su galería y taller.

Inclinándome un poco mas por la pintura clásica, en mis obras le he dado color a mis ideas religiosas, ya que es uno de los temas mas extensos y hermosos que han existido a través de los tiempos.

Tengo exposición permanente en Louisiana E.U. con tres murales y vendí algunas pinturas.

En Medellín expuse en la Galería Picasso, en la Galería Mavi y en Centro Comercial Monte Rey.

Llevo en mis venas la vocación artística, por mi abuelo y mi madre.

¿Porque nací, precisamente en a la Guajira?

Porque en el año 1924, arribó a Puerto Colombia Wilhelm Knüpfer, geólogo, fotógrafo, poeta y poliglota, acompañado de su esposa Ana Lang y su hija Lore, de 6 años.

Su fin era estudiar la Sierra Nevada de Santa Marta y las tierras de La Guajira. Esta misión debía durar 10 años.

Pero el destino le guarda a muchas familias, sorpresas enormes.

Después de viajar largos años por África subiendo por el río Nilo hasta llegar al lago Victoria y recorrer grandes regiones de la India, sufriendo enormes calamidades, Colombia lo esperó para darle fin a sus ambiciosas aventuras y sus grandes proyectos de investigación.

Saliendo de Puerto Colombia, encabezando una larga caravana de familias alemanas que lo acompañaban recorriendo los empantanados caminos en bestias, soportando aguaceros y plagas desconocidas, conducidos por guías autóctonos de la costa, llegaron hasta el caserío de María Angola, atacados por la fiebre palúdica dejó aquí a su esposa y su pequeña hija sumidas por el dolor , por la incertidumbre y afectados por la fiebre.

Rescatados por Pepe Castro, como le llamaba cariñosamente el pueblo al gobernador del Cesar en ese entonces.

Ana Lang y su pequeña Lore, pasaron mas o menos 6 meses en su casa en Valledupar, hasta recuperarse totalmente.

Luego comenzaron nuevamente, los largos viajes, para llegar a Puerto Colombia desesperadas por regresar a su tierra. Pero al llegar la quilla del barco se había averiado y se demorarían semanas en arreglarlo. Avisados de que al puerto de Riohacha arribaría un barco, que los llevaría a Curazao y de allí a Italia, se devolvieron en un viaje de semanas hasta llegar a la capital de la Guajira.

Era el destino que no dejaría que Ana Lang no abandonara las tierras colombianas, pues al llegar el barco, había zarpado. Alojada en un hotel, semanas después, se conoció con José Traxler, un austriaco, que levantaba en esa época, los primeros molinos de viento, casándose y quedándose para siempre en esas tierras Guajiras.

Luego vivieron un tiempo en Villanueva, hasta ubicar su residencia en la pequeña población de Distracción.

Trayendo a esta región, un adelanto nunca antes visto en la Guajira, sembrando arroz en grandes extensiones por primera vez, creando una fábrica de bloques y tejas, dejando atrás las casas de barro y techos de paja, introduciendo los primeros tractores y cortadoras de arroz, levantando el primer molino y distribuyendo el combustible y los insumos necesarios para la siembra.

A su hija Lore la enviaron a Alemania a los 11 años de edad, del puerto de Riohacha a Curazao y de aquí a Italia, donde fue recibida por sus tías. Estudió interna en Austria y regresó a Alemania a comienzos de la segunda guerra, estudió enfermería prestando el servicio en muchos hospitales.

Se conoció con Josehp Böhm y se casaron en medio de bombas y estridentes sirenas, tuvieron dos hijos, Klaus Yurguen y Manfred Joseph. Perdiendo al mayor de seis años y todo lo que tenían.

Terminada la guerra, atormentados por el dolor y la desolación, mi madre decide venir a Colombia con su esposo y su pequeño Mamfred, a reunirse con su madre, después de tantos años sin verla.

Es el destino que se ocupa de sembrar sus nuevas semillas en estas tierras guajiras, aquí nacen dos hijas mas, Alma y Rosalinda.

Me casé en 1969 con Antonio Parodi Parodi (fallecido), abogado y escritor guajiro, descendiente de los primeros italianos que poblaron estas hermosas tierras. Dedicado de lleno a estudiar a fondo el derecho en Latinoamérica, historiador y filósofo. Dejando escritas 4 novelas sociales, "La Novia Del Monte" – "Patio Amarillo" – y dos aún inéditas, un libro de derecho, varios cuentos y una fábula. De éste matrimonio nacieron tres hijos, Silvana María, Gretel Eleonora y Victor José; y bendecida también con dos nietos, Abril de 5 años y Angelo de 4.

Con respecto a la obra de la Virgen Mensajera De la Paz, me inspiré en una de mis noches de oración y me la imaginé bajando en una enorme nube de palomas, haciendo llegar a cada corazón colombiano una paloma, que nos purificara y nos llenara de dulzura y de paz.

Deseamos que en la Casa De Nariño, sea inspiración y guía espiritual del presidente actual y de todos los presidentes venideros.

Medellín, Colombia, octubre de 2015.

Galería Revista Cronopio - 2016